Arquitecto del año

ARQUITECTO DEL AÑO – José Antonio Coderch de Sentmenat

El festival de arquitectura 48h Open House BCN 2021 destaca la obra de José Antonio Coderch de Sentmenat (Barcelona, 1913 – Espolla, 1984), arquitecto que, junto con Manuel Valls, adaptó la tradición arquitectónica mediterránea (su tradición constructiva, funcional, y las costumbres mediterráneas) a los parámetros del racionalismo (una arquitectura simple, sin adornos, que utilizaba nuevos materiales, como el acero y el cristal). En la obra de este arquitecto se aprecia un esfuerzo para unificar la arquitectura anónima mediterránea, la arquitectura modernista (de J.M. Jujol y Antoni Gaudí) y la arquitectura internacional, y, como resultado, hay una humanización de la arquitectura del movimiento moderno.

Los inicios profesionales del arquitecto pasaron por la localidad de Sitges, donde fue arquitecto municipal (1942-1945). En los años cincuenta, destacan las casas unifamiliares que construyó para la burguesía catalana, una arquitectura de valores vernáculos que, entre otros aspectos, trabajaba el espacio exterior (el jardín, los patios cerrados, las terrazas superiores, con vistas al mar, y los pinares…), tenía en cuenta el recorrido del sol (aparecen soportales y contraventanas de librillo), estudiaba las circulaciones (separando los recorridos del servicio y los propietarios), creaba diferentes ambientes interiores (distribuciones con espacios proporcionados, con rincones, chimeneas…) e introducía parámetros modernos, como la composición libre de fachada. Una arquitectura de muros y sencilla, de vacíos y llenos, de luz y sombra (“luz y sombra”, tema del concurso Opengram 2021 #LlumiOmbraOHB, #Opengram21 y #OHB21).

En los años sesenta, el arquitecto inicia una nueva etapa con encargos de edificios más grandes, en los que intenta hacer compatible los nuevos sistemas de producción y construcción para crear espacios agradables. Construye edificios como las Torres Trade (1968), el bloque de viviendas de las Cocheras de Sarrià (1968) y el Institut Français de Barcelona (1975). Aparecen soluciones arquitectónicas para liberarlos del tráfico rodado y acercar al máximo el espacio verde a las viviendas, y soluciones como el uso de ventanas oblicuas para orientar las vistas de los usuarios en diagonal y para evitar la sensación de estrechez de las calles. De manera transversal, el arquitecto experimentó con la forma, lo cual puede verse en la introducción de espacios fluidos en edificios como las Torre Trade (1968) o la ampliación de ETSAB (1978).

J.A. Coderch consiguió un carácter internacional reivindicando la cultura local: participó en los congresos del CIAM, fue miembro del TEAM X y fue uno de los responsables de que la arquitectura española de posguerra gozara de interés internacional en tiempos franquistas (cuando la arquitectura era de carácter conservador y monumental). No se implicó públicamente en política y, pese a ser fundador del GRUPO R, lo abandonó enseguida para reivindicar, libremente, el oficio de arquitecto. Uno de sus textos más conocidos es “No son genios lo que necesitamos ahora” (revista Domus, 1961), en el que reivindicaba la tradición moral y el oficio del arquitecto.

Programación